El plasma, una fuente de vida

El plasma, la parte líquida de la sangre, contiene proteínas y otros componentes de incalculable valor terapéutico. A partir del plasma, Grifols desarrolla medicamentos para tratar a pacientes de todo el mundo con enfermedades crónicas, raras y prevalentes, a veces, muy graves.

Los pacientes siempre en el centro

Los pacientes a los que servimos en todo el mundo dan sentido a nuestro trabajo diario. Nuestros tratamientos les permiten tener una mejor calidad de vida.

 

Leer

La división Bioscience dispone de la mayor red de centros de donación de plasma del mundo y comercializa medicamentos derivados del plasma (hemoderivados), así como otros tratamientos innovadores que tienen aplicación en diferentes campos de la medicina. 

Terapias plasmáticas y otras soluciones innovadoras

HEMATOLOGÍA

  • Los factores de coagulación factor VIII/factor de von Willebrand y el factor IX están indicados en el tratamiento de la hemofilia A y la enfermedad de von Willebrand, así como la hemofilia B, que son deficiencias genéticas que impiden que la sangre coagule adecuadamente.
  • Otra proteína plasmática, que interviene en el proceso de coagulación de la sangre es la antitrombina III. Está indicada en el tratamiento de la deficiencia hereditaria de antitrombina y se está investigando en COVID-19 y en pacientes con traumatismos.
  • Fostamatinib, un inhibidor de la tirosina quinasa esplénica (SYK), está indicado en la trombocitopenia inmune crónica, un trastorno en el que el propio sistema inmunitario ataca y destruye las plaquetas.
  • Las inmunoglobulinas (IgG) están indicadas en el tratamiento de la trombocitopenia inmune.
  • La combinación de la proteína plasmática fibrinógeno con la enzima trombina actúa como sellador biológico en el control de las hemorragias quirúrgicas. 

 

HEPATOLOGÍA / CUIDADOS INTENSIVOS 

  • La albúmina se utiliza para restaurar el volumen circulatorio y la pérdida de proteínas en condiciones fisiopatológicas tales como cirrosis hepática, insuficiencia cardiocirculatoria, traumatismos o quemaduras graves. Actualmente se está investigando como tratamiento de la cirrosis hepática descompensada con ascitis, la insuficiencia hepática aguda sobre crónica, la encefalopatía hepática y la sepsis.

INMUNOLOGÍA / ENFERMEDADES INFECCIOSAS 

  • Las inmunoglobulinas (IgG) están indicadas para tratar inmunodeficiencias primarias, en las que el sistema inmunitario está debilitado o deteriorado y el cuerpo no puede luchar contra las infecciones.
  • Las inmunoglobulinas hiperinmunes específicas se utilizan para ofrecer protección inmunitaria inmediata tras la exposición a posibles infecciones como la rabia, el tétanos, la hepatitis A o la hepatitis B, así como para tratar la incompatibilidad Rh.  

 

NEUMOLOGÍA

  • El inhibidor de la proteinasa alfa-1 es una proteína plasmática que evita que determinadas enzimas ataquen el tejido sano de los pulmones. Se utiliza en el tratamiento del déficit de alfa-1 antitripsina, un trastorno genético también conocido como alfa-1, que es una de las principales causas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

 

NEUROLOGÍA

  • Las inmunoglobulinas (IgG) están indicadas en el tratamiento de la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica, una enfermedad neurológica autoinmune rara en la que el propio sistema inmunitario ataca y daña la capa protectora que recubre los nervios, provocando debilidad, dolor, entumecimiento y hormigueo en brazos y piernas, así como pérdida del equilibrio, que puede afectar la marcha.
  • El recambio plasmático con albúmina se está investigando para el tratamiento del alzhéimer, la forma más común de demencia.