En estas circunstancias excepcionales,
lo que hacemos importa más que nunca

Fiel con su compromiso de mejorar la salud y el bienestar de las personas, y en un momento en el que esta misión adquiere especial relevancia, Grifols continúa impulsando activamente diferentes iniciativas vinculadas a la detección y el tratamiento de la COVID-19.

En este sentido, Grifols ha desarrollado pruebas diagnósticas moleculares e inmunológicas para el diagnóstico y cribado de la COVID-19 que facilitan la detección precoz de la infección. La primera de ellas es un test molecular de alta sensibilidad basado en la tecnología de la TMA (amplificación mediada por transcripción) capaz de detectar el material genético del coronavirus SARS-CoV-2. Asimismo, comercializa test inmunológicos que identifican anticuerpos para el diagnóstico de COVID-19.

La experiencia que Grifols atesora en el desarrollo de tratamientos plasmáticos ha facilitado que la compañía lidere o participe en más de 20 proyectos de investigación internacionales con el objetivo de encontrar potenciales tratamientos para los distintos estadios de la enfermedad, incluyendo una estrategia múltiple para las fases iniciales de la enfermedad con el objetivo de detener su progresión. En esta área, Grifols está llevando a cabo ensayos clínicos que evalúan: inmunoglobulinas hiperinmunes anti-SARS-CoV-2, plasma de convalecientes y terapias derivadas del plasma comercializadas para otras indicaciones.

Inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2

Grifols evaluará en ensayos clínicos la seguridad, tolerabilidad y eficacia de una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2 como potencial tratamiento en las fases iniciales de la COVID-19, incluyendo un estudio internacional en colaboración con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), que forma parte de los National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos. Esta inmunoglobulina se fabrica a partir del plasma de personas recuperadas de COVID-19 y contiene anticuerpos policlonales neutralizantes contra el virus.

Inmunoglobulina hiperinmune
anti-SARS-CoV-2

Un medicamento producido a partir del plasma de donantes recuperados de COVID-19 se está investigando como potencial tratamiento de COVID-19.

De la misma forma, la filial de Grifols GigaGen está analizando la eficacia de una inmunoglobulina hiperinmune recombinante como potencial tratamiento de la COVID-19.  Recientemente recibió la aprobación como fármaco en fase de investigación clínica por la Food and Drug Administration (FDA) y se evaluará en ensayos clínicos en Estados Unidos a partir de la primavera de 2021.

Plasma de convalecientes

Grifols participa en España en un ensayo clínico con plasma de donantes recuperados de COVID-19 (plasma de convalecientes) por transfusión directa. El estudio evalúa su seguridad y eficacia como potencial tratamiento al inicio de la enfermedad en pacientes no hospitalizados con COVID-19 leve o moderada.

Medicamentos derivados del plasma ya disponibles: alfa-1 antitripsina, inmunoglobulinas y antitrombina III

Grifols estudia el impacto que tienen sobre los pacientes con COVID-19 los medicamentos derivados del plasma ya utilizados para otras patologías como la alfa-1 antitripsina, las inmunoglobulinas y la antitrombina III para mitigar los efectos de la infección por coronavirus. Los ensayos clínicos evalúan su eficacia para reducir la inflamación y el daño pulmonar en pacientes hospitalizados en diferentes estadios de la enfermedad, incluidos los que requieren cuidados intensivos.

Además de los proyectos que lidera, Grifols apoya diversos programas de investigación externos. Entre estas iniciativas destaca la colaboración con el consorcio IrsiCaixa, Barcelona Supercomputing Center (BSC) y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA-CReSA) sobre identificación de prototipos de vacunas y terapias con anticuerpos para SARS-CoV-2.