El compromiso constante de Grifols

A lo largo de la pandemia de la COVID-19, hemos seguido priorizando la salud y la seguridad de nuestros empleados y empleadas, quienes han garantizado la producción de medicamentos derivados del plasma vitales para pacientes de todo el mundo.

En línea con los valores y la misión de Grifols, y con el fin de ayudar a la sociedad, nuestro trabajo durante estas excepcionales circunstancias ha permitido avanzar la investigación sobre el uso de terapias plasmáticas como potencial tratamiento para pacientes de COVID-19 en las distintas etapas de la enfermedad. 

Grifols colabora con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos, perteneciente a los National Institutes of Health (NIH), para seguir investigando cómo el plasma de las personas recuperadas de la COVID-19 –conocido como plasma de convalecientes– podría tratar la infección por el coronavirus SARS-CoV-2.

Entre otras iniciativas de investigación destaca el prometedor estudio de Biotest –una compañía en la que hemos invertido– sobre el tratamiento de pacientes graves con COVID-19 con una inmunoglobulina llamada trimodulina.

Grifols también desarrolló en tiempo récord una prueba diagnóstica molecular muy sensible basada en la tecnología TMA (amplificación mediada por transcripción) para facilitar la detección temprana del coronavirus. Esto permitió aumentar rápidamente la capacidad de análisis durante el inicio del brote.

Nuestra compañía también apoya varios programas de investigación externos, como la colaboración con el consorcio IrsiCaixa, el Barcelona Supercomputing Center (BSC) y el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA-CReSA) en la identificación de prototipos de vacunas y terapias con anticuerpos para el tratamiento del SARS-CoV-2.

Hoy y siempre, mantenemos el firme compromiso de aplicar nuestra experiencia y recursos en la lucha contra esta crisis de salud pública.