El plasma, un tesoro terapéutico

El plasma es el componente líquido de la sangre y contiene valiosa información de todo el organismo. Se trata de una maravilla biológica que transporta elementos esenciales, entre ellos, células sanguíneas, nutrientes y, en especial, proteínas, que distribuye a todos los órganos. Este líquido vital único puede potencialmente ser la base del tratamiento de muchas enfermedades y, por lo tanto, ser clave para mejorar la calidad de vida de las personas. 

Nuestro conocimiento cada vez mayor del conjunto de proteínas que circulan en el plasma ―proteoma plasmático― nos ha conducido a avances científicos muy importantes y a desarrollar tratamientos que permiten que pacientes con deficiencias crónicas de proteínas plasmáticas gocen de mayor salud y de una vida más larga y productiva. 

En Grifols seguimos mejorando continuadamente nuestros tratamientos derivados del plasma, como, por ejemplo, las inmunoglobulinas para inmunodeficiencias primarias y secundarias, la albúmina utilizada en cirugía y medicina de urgencias como tratamiento expansor del volumen sanguíneo o la alfa1-antitripsina (AAT) indicada en pacientes con enfermedad respiratoria y deficiencia de AAT, entre otros. Garantizamos los más altos estándares de calidad y seguridad a lo largo de todo el procesamiento del plasma, desde su obtención hasta la entrega del medicamento final a los pacientes. 

Ampliamos el potencial del plasma

A través de la combinación de inteligencia artificial, bioanálisis y plataformas tecnológicas de vanguardia, como las de nuestra filial Alkahest, estamos profundizando en la ciencia del plasma y adquiriendo perspectivas únicas para desarrollar potenciales tratamientos transformadores. 

Hemos estudiado extensamente el plasma de personas sanas durante décadas, así como el de aquellas con patologías varias. Este análisis revela patrones singulares de proteínas que regulan funciones vitales en determinados procesos patológicos y que podrían ser dianas para desarrollar potenciales tratamientos esenciales.

Asimismo, las plataformas de Alkahest nos han llevado al descubrimiento de unas proteínas plasmáticas denominadas cronoquinas, cuya modificación con la edad tiene un impacto biológico en el ser humano. Ello desvela la existencia de rutas biológicas no exploradas y proporciona valuosa información terapéutica para una gran variedad de enfermedades1, incluyendo las asociadas al envejecimiento.

Johnson AA, Shokhirev MN, Lehallier B. The protein inputs of an ultra-predictive aging clock represent viable anti-aging drug targets. Ageing Res Rev. 2021;70:101404. doi:10.1016/j.arr.2021.10140