La hipótesis de AMBAR

En el cerebro de los pacientes de alzhéimer, el daño neuronal parece estar relacionado con la acumulación de dos proteínas: beta-amiloide y tau. La beta-amiloide circula en el plasma unida a la proteína más abundante en este fluido, la albúmina. También está presente en el líquido cefalorraquídeo (LCR), en equilibrio dinámico con la beta-amiloide en el plasma.

AMBAR es una propuesta de tratamiento innovadora dirigida a reducir la progresión de la enfermedad de Alzheimer a  través de recambios plasmáticos periódicos. Se basa en un doble mecanismo de acción: el plasma que contiene beta-amiloide unida a la albúmina se extrae mediante plasmaféresis, una técnica desarrollada por Grifols en 1951. El plasma extraído se reemplaza después con albúmina, una proteína ampliamente utilizada con propiedades de transporte, antioxidantes y inmunomoduladoras.

El tratamiento se basa en la hipótesis de que el recambio plasmático periódico podría alterar el equilibrio dinámico entre el plasma y el LCR, desplazando la beta-amiloide desde el cerebro hacia el plasma. Parte de la beta-amiloide se eliminaría en la primera extracción, a través de la plasmaféresis. Así mismo, la nueva albúmina podría capturar más beta-amiloide y otros factores dañinos.

De esta manera, la acumulación de beta-amiloide podría reducirse antes de que llegara a causar daño neuronal, limitando así el impacto de la enfermedad de Alzheimer en la cognición.

El vídeo explica la principal hipótesis del estudio AMBAR. Ésta se basa en un doble mecanismo de acción: la plasmaféresis y el reemplazo con albúmina.

El plasma es la parte líquida de la sangre.

Alrededor del 90% está compuesto de agua, mientras que el 10% restante contiene miles de proteínas esenciales. La proteína más abundante es la albúmina, que tiene fuertes propiedades de transporte, antioxidantes e inmunomoduladoras.

La plasmaféresis.

La plasmaféresis es un procedimiento desarrollado por  el Dr. Josep Antoni Grífols i Lucas en la década de 1950.

Es una técnica consolidada y segura que permite separar el plasma de los otros componentes de la sangre (glóbulos rojos, plaquetas y otras células), que se reinyectan al donante durante el proceso de donación. Actualmente es la técnica más utilizada para la extracción de plasma con fines terapéuticos.

¿Qué es el recambio plasmático?

Los pacientes que participaron en el ensayo clínico AMBAR fueron tratados con recambios plasmáticos periódicos: una terapia segura y probada basada en la técnica de plasmaféresis.

El recambio plasmático consiste en extraer sangre al paciente y separar sus componentes celulares del plasma en la máquina de plasmaféresis. Tras la separación del plasma, este se reemplaza con albúmina (en la mayoría de los casos) y se reinyecta al paciente junto con los componentes celulares.

La terapia, que no requiere anestesia, generalmente se administra en hospitales o en centros ambulatorios, y actualmente se usa para tratar diversas enfermedades sanguíneas, neurológicas y autoinmunes.

Enfermedad de Alzheimer

Se estima que actualmente 35 millones de personas en todo el mundo padecen alzhéimer, un dato que no para de crecer.

Leer

Grifols
y el alzhéimer

Desde 2004, hemos liderado diversas investigaciones sobre el alzhéimer.

Leer

El estudio
AMBAR

AMBAR es un ensayo clínico internacional y multicéntrico diseñado por Grifols, en colaboración con la Fundació ACE de Barcelona y el Alzheimer Disease Research Center de Pittsburgh (EE.UU.).

Leer

AMBAR

Los resultados

AMBAR, una innovadora propuesta de tratamiento basada en las propiedades terapéuticas del plasma, ha demostrado su eficacia para ralentizar la progresión del alzhéimer.