Lectores de microplacas

Tecnología para la aplicación de técnicas inmunoquímicas

Ficha técnica

Tipo de innovación: Aparato Sistema

Ámbito: Análisis clínicos

Líder de innovación: Liderazgo compartido

Año: 1989

Etapa: 1972-2002

Difusión: Internacional

Impacto económico: Medio

Nivel de innovación: Evolutivo

Patente: No

Relaciones interdisciplinares: -

Inmunoanálisis

El término general inmunoanálisis engloba una amplia gama de técnicas bioquímicas aplicadas al examen de la respuesta inmunitaria. Algunas de las técnicas iniciales empleadas entrañaban el uso de isótopos radioactivos, por lo que la preocupación generada por los posibles riesgos asociados a este tipo de materiales impulsó la búsqueda de alternativas.

La técnica ELISA

Entre dichas alternativas, se desarrolló una técnica basada en el uso de enzimas, el denominado enzimoinmunoanálisis de adsorción o, simplemente, ELISA. Este procedimiento barato, simple y eficaz se utiliza en numerosos laboratorios para determinar la presencia de un anticuerpo o antígeno dado en la muestra de sangre o de otro fluido corporal de un paciente. Aunque se trata de una técnica relativamente sencilla, implica numerosas variables —como el reactivo, la temperatura, el volumen de la muestra o la duración— y, para obtener resultados fiables, es necesario controlarlas todas con precisión.

“Diagnostic Grifols diseñó el lavador automático y el procesador Triturus desde cero. Estos sofisticados dispositivos incorporaban soluciones específicas para una serie de problemas.”

Grifols y la inmunología

Durante la década de los ochenta, Diagnostic Grifols se encargó de distribuir instrumental de pruebas para la técnica ELISA fabricado por empresas estadounidenses. Este es el caso, por ejemplo, del DiaMedix. Sin embargo, Diagnostic Grifols no tardaría en empezar a diseñar y fabricar su propio equipo de microplacas.

Dosititer DG-32

Este dispositivo consistía en un dosificador de reactivos para pocillos de microplacas que, entre otras ventajas, ofrecía:

  • rapidez, ya que permitía la dosificación simultánea de hasta 4 reactivos en cada placa;
  • adaptabilidad, dado que se podía programar con antelación mediante los programas almacenados en la memoria;
  • eficiencia, gracias al uso mínimo de reactivos; y
  • precisión.

El Dosititer DG-32, diseñado por Diagnostic Grifols, se podía programar para dosificar distintas combinaciones de reactivos en cada pocillo, lo que representaba una innovación fundamental con relación a los modelos de la competencia.

Cromoterm DG-35

Inspirado en el Dosititer, este dispositivo incluía la función de control de temperatura de la microplaca, junto con software de análisis cromogénicos y de coagulación, por lo que aprovechaba de manera óptima la flexibilidad del Dosititer.

Triturus: la automatización de las técnicas ELISA para las microplacas

En 1990, Grifols puso en marcha un proyecto con el fin de crear un procesador que permitiera automatizar ciertos pasos de la técnica ELISA. Durante su desarrollo, se creó el procesador Diana, que automatizó la determinación del grupo sanguíneo.

Sin embargo, el objetivo principal del proyecto no se alcanzaría hasta 1996, año de presentación del procesador automático Triturus para las técnicas ELISA. Diagnostic Grifols diseñó el lavador automático y el procesador Triturus desde cero. Estos sofisticados dispositivos incorporaban soluciones específicas para una serie de problemas, como, entre otras:

  • cámaras de cabezales de lavado diseñadas para asegurar una distribución idónea de la solución de lavado e impedir el goteo;
  • la posibilidad de combinar procesadores de punto fijo y reutilizable; y
  • una interfaz de usuario innovadora.